• AVCO VIRTUAL TEAM

El trabajo remoto llegó para quedarse.Pero-¿quién lo hará?

Quedan preguntas sobre cómo el trabajo remoto persistente será pospandémico.

• Una quinta parte de la población activa de las economías avanzadas puede trabajar con la misma eficacia desde casa.

• El cambio al trabajo a distancia podría exacerbar las desigualdades existentes.


A medida que la búsqueda de una vacuna para sofocar el COVID-19 se acerca a su fin, muchos ejecutivos corporativos y sus empleados están contemplando el futuro del repentino experimento involuntario llamado trabajo remoto que llevaron a cabo durante gran parte de 2020. Aproximadamente el 35 al 40% de los empleados en las economías desarrolladas han informado haber trabajado desde casa la mayor parte o todo el tiempo durante la pandemia, un marcado aumento con respecto al pasado.


Dada la naturaleza forzosa del trabajo remoto durante la pandemia, quedan dudas sobre si durará como arreglo de trabajo. Si bien las encuestas generalmente muestran que los ejecutivos planifican permitir que los empleados continúen trabajando desde casa al menos parte del tiempo, las entrevistas con ejecutivos presentan una perspectiva mucho más matizada para el trabajo remoto, con opiniones divergentes incluso dentro de las empresas.


Entonces, en lugar de intentar predecir qué tan complicado será el trabajo remoto, hemos estudiado qué actividades laborales se prestan mejor para trabajar desde casa. Sobre la base del análisis anterior del McKinsey Global Institute sobre las tendencias futuras del trabajo, hemos ampliado nuestros modelos para considerar dónde se realiza el trabajo y el nivel de interacción humana que requieren los trabajos. Nuestro análisis de más de 2.000 actividades en unas 800 ocupaciones en nueve países revela que el potencial del trabajo remoto se concentra entre los trabajadores altamente calificados y con un alto nivel educativo en un puñado de industrias, ocupaciones y geografías.


La mayoría de los trabajadores tienen poca o ninguna oportunidad de trabajar a distancia.


Más del 20% de la fuerza laboral en las economías avanzadas podía trabajar de forma remota de tres a cinco días a la semana con la misma eficacia que si trabajara desde una oficina, de tres a cuatro veces la proporción de trabajadores que podían trabajar desde casa antes del COVID-19. Si el trabajo remoto persiste en ese nivel, remodelaría drásticamente las economías urbanas, el transporte y el gasto de los consumidores, entre otras cosas.


Por supuesto, más de la mitad de la fuerza laboral tiene poca o ninguna oportunidad de trabajar de forma remota. Sus trabajos pueden requerir una interacción frecuente con otros o el uso de maquinaria específica del sitio como una centrífuga o una máquina de estampado. Algunos trabajos, como un higienista dental, deben realizarse en el lugar, mientras que otros trabajos se realizan mientras un trabajador está fuera de casa, como un taxista. Por lo tanto, el trabajo a distancia corre el riesgo de acentuar las desigualdades sociales, sin mencionar las disparidades en el bienestar en una era de pandemias impredecibles.


Potencial de trabajo remoto en las principales economías, en diferentes ocupaciones


La capacidad de trabajar de forma remota depende del contexto del trabajo y de las tareas y el equipo necesario. Nuestra investigación encontró que el potencial del trabajo a distancia depende de la combinación de actividades realizadas en cada ocupación. Actividades como el uso de equipo de laboratorio y la conducción de un vehículo tienen altos requisitos manuales o físicos, o necesitan un equipo específico del sitio. Por el contrario, las actividades como la recopilación y el procesamiento de información y la codificación de datos se pueden realizar teóricamente de forma remota.


Dependiendo del contexto de un trabajo, las actividades de apariencia similar pueden o no ser efectivas de forma remota. Por ejemplo, los estadísticos y los analistas financieros pueden analizar datos e información de forma remota, pero para realizar la misma tarea, un topógrafo debe viajar a un sitio. Un actuario puede usar habilidades complejas de resolución de problemas desde casa, pero un controlador de tráfico aéreo no puede.


El trabajo a distancia también tiene un mayor potencial en las economías avanzadas, donde los trabajos en empresas, seguros y servicios financieros representan una mayor proporción de la combinación ocupacional. Dichos trabajos tienen un mayor potencial de trabajo remoto, mientras que las ocupaciones en la agricultura y la manufactura, que involucran actividades físicas y manuales, son dominantes en las economías emergentes, donde el potencial para el trabajo remoto disminuye. En el Reino Unido, la fuerza laboral podría pasar efectivamente hasta un tercio de su tiempo trabajando de forma remota, mientras que la fuerza laboral de China no podría dedicar más del 16% de su tiempo al trabajo remoto sin perder efectividad.


El trabajo remoto continuará después de la pandemia, principalmente en formas híbridas.


Por lo tanto, anticipamos más trabajo remoto en el futuro, pero principalmente en modelos híbridos, con empleados que dividen el tiempo de trabajo entre el hogar y la oficina, para ocupaciones con alto potencial de trabajo remoto. En una encuesta de McKinsey a 800 ejecutivos corporativos de todo el mundo, el 38% de los encuestados esperaba que sus empleados remotos continuaran trabajando desde casa uno o dos días a la semana después de la pandemia, pero solo el 19% dijo que esperaba que los empleados trabajaran tres o más días, una semana de forma remota.


Esto tiene importantes implicaciones para las economías urbanas, ya que más personas que trabajan de forma remota significa menos demanda de restaurantes, bares, tiendas y negocios de servicios que atienden a los viajeros en las áreas del centro. Una encuesta de McKinsey a los administradores de espacios de oficinas en mayo de 2020 encontró que después de la pandemia, esperan un aumento del 36% en el tiempo de trabajo fuera de las oficinas que atienden. COVID-19 ya ha cambiado los bienes raíces comerciales y residenciales en ciudades como San Francisco y Nueva York, ya que el trabajo remoto vació las oficinas y los empleados abandonaron las áreas del centro de la ciudad por lugares menos densamente poblados. Esto sería una inversión de los patrones anteriores donde los trabajadores altamente educados acudían en masa a los centros urbanos donde se encontraban trabajos bien remunerados y altamente calificados.


El trabajo remoto también corre el riesgo de acentuar las desigualdades, brindando mayores beneficios como una mayor flexibilidad y menores costos para la minoría de trabajadores que pueden trabajar desde casa, al tiempo que aumenta la precariedad de los trabajos que no se pueden hacer de forma remota. Para algunas mujeres, el trabajo remoto tiene el potencial de exacerbar los efectos regresivos del COVID-19, que hemos explorado en investigaciones anteriores. La influencia de COVID-19 en otras grandes tendencias que afectan a la fuerza laboral, que estamos estudiando actualmente, puede exacerbar aún más la inequidad, por lo que es imperativo que los legisladores y las empresas tomen medidas para mitigar las consecuencias y ayudar a los trabajadores a navegar en el nuevo mundo emergente de trabajo.


Escrito y publicado por: Anu Madgavkar y Susan Lund | World Economic Forum

1 de Diciembre de 2020

Enlace original: https://www.weforum.org/agenda/2020/12/remote-working-who-will-be-doing-it/

8 vistas0 comentarios

Join our mailing list an never miss an update!

  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • AVCO VIRTUAL CHANNEL

© 2020 by AVCO VIRTUAL